Select Page

El Sexto Día de la Creación

El Sexto Día de la Creación

CUENTOS PARA REFLEXIONAR

Un día hablaban tres hombres sobre cuál es la virtud más valiosa. Cada uno de ellos daba una opinión diferente y como los tres nunca se pusieron de acuerdo, optaron por consultarle a un anciano que los estaba escuchando en silencio. El anciano les contó esta historia :

Después de que Dios creara el Día, La Noche, los Cielos, la Tierra y los Animales; se llegó el día en que tenía que crear al Hombre.  Cuando los ángeles se enteraron, se atemorizaron mucho.  Entonces fueron a donde Dios para manifestarle sus inquietudes.

El  primero en hablar fue el Ángel  de la Justicia, que dijo:

– Señor, no vayas a crear al hombre. No lo hagas, por el hecho de que va a ser la criatura más injusta de todos y cada uno de los seres vivientes. Va a echar sin piedad a la viuda y  a huérfano de su casa. Engañará a su hermano para quitarle sus tierras. Para acrecentar su riqueza despojará a los más necesitados de lo poco que tienen. Te lo ruego Señor, no vayas a crear al hombre.

Después habló el Ángel de la Paz :

– Señor, no crees al hombre, esa criatura no va a escuchar hablar de amor ni de fraternidad. Más bien sembrará el odio y la discordia. Ya veo a padres y a hijos pelearse por dinero. Ya veo a los esposos destruir la armonía  de su hogar discutiendo por cualquier cosa. No hagas a esa criatura que terminará con la paz del mundo.

Enseguida tomó la palabra el Ángel de la Verdad:

-Señor, mis hermanos no se equivocan. No crees al hombre. Va a ser, sobre todo, un mentiroso. Engañará en casa de Dios, de la familia, en el tribunal de la justicia. Engañará siempre y en toda circunstancia y en todas partes.

Luego se formó un largo silencio; le llegó el turno al Ángel de la Misericordia. Este se  acercó a Dios y le exclamó:

– Señor, solo  hablo a favor del hombre. Escúchame, te lo suplico. No tengas miedo de crear al hombre. Yo le sostendré y voy a estar  en todo momento a su lado. Si la pasión y la carne le arrastran al mal,  yo lo guiaré siempre por el camino correcto, haciéndole regresar a Ti.

Dios sonrió al Ángel predilecto y le hizo caso. Aquel día creó al hombre. Y el Ángel de la Misericordia, desde entonces ha mantenido su palabra;  siempre ha estado cerca de esa criatura llena de debilidades; y desde el día de su nacimiento hasta la hora de su muerte, lo guarda y lo guía en su duro viaje por la vida.

La obra de Dios termina con la creación del Hombre. El Génesis (1:26-30) nos deja esta afirmación decisiva que es la base de la visión cristiana del ser humano. Esta certeza ha permitido que se desarrolle la civilización moderna y se ha impuesto mucho más  allá del ámbito cristiano.

Lo creó a su imagen. Siendo imagen de DIOS Verdad. El hombre no está encerrado solo, sin esperanza alguna, en el mundo de sus fantasías y de ilusiones; en la prisión de su egolatría y vanagloria, si no que fue creado para la verdad. Dios se lo manifiesta a cada instante en un sencillo lenguaje humano a través de experiencias humanas.

Dios deja al hombre la autoridad sobre el mundo. El hombre descubre su grandeza  y también su responsabilidad.

La Abuela

About The Author

La Abuela

La Abuela es una Narradora de Cuentos que trae consigo una Moraleja, Enseñanza y Lecciones de Vida en cada una de sus Historias.

BUSCAR EN GOOGLE:

SIGUENOS EN:

SIGUENOS EN FACEBOOK:

SIGUENOS EN TWITTER:

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este Cuento

¿Te gustó la Historia ?... Compártela con tus Amigos....!!