Select Page

La Piedra en el Camino

La Piedra en el Camino

CUENTOS CORTOS PARA REFLEXIONAR.

Hace mucho tiempo, en un país muy lejano, vivía un hombre muy rico en una gran casa de campo; cerca del pueblo a la orilla del camino vecinal.

Se llevaba muy bien con los vecinos, los quería mucho y siempre estaba pendiente de sus necesidades. La gente del pueblo y de las zonas rurales no pasaba necesidades, ya que él les apoyaba y los atendía cuando lo buscaban.

Siempre, el alcalde y el sacerdote de aquel pueblo, contaban con su ayuda en la construcción de  escuelas, parques, iglesias y reparación de caminos. En las fiestas patronales cubría todos los gastos para que el pueblo se divirtiera. En diciembre, mandaba  a colocar arbolitos de navidad con regalos y juguetes a los hogares más pobres.

Un día amaneció con una brillante idea. Se levantó muy temprano e hizo colocar una gran piedra en la calle principal que lleva al pueblo; y se escondió detrás de unos matorrales para ver como reaccionaba la gente al pasar por ahí.

Muy temprano pasó don Herminio que llevaba pastar sus vacas. Gruñó y maldijo al ver la piedra, pero ni siquiera la tocó; prefirió rodearla y seguir su camino con sus semovientes.

Luego siguieron otras personas que iban de compras a la ciudad cercana e hicieron lo mismo. Luego pasaron otros y otros. Todos se disgustaban por el obstáculo en medio del camino, algunos tropezaban con la piedra, pero nadie hizo nada por apartarla.

Don Aurelio iba con su carreta cargada de maíz, y prefirió regresarse a su casa por no mover la piedra.

Ya tarde cerca de la puesta del sol, pasó Mauricio, el hijo del leñador. Al encontrarse con la piedra pensó:

-La Noche es oscura,  y  cualquiera que pase puede lastimarse con esta piedra, mejor la quitaré.

Inmediatamente se dispuso a moverla. Su peso era demasiado para sus fuerzas. Sacó su corvo, cortó una rama de un árbol e hizo unas palancas, y después de mucho trabajo; logró llevar la piedra hasta la orilla del camino.

Su sorpresa fue que cuando movió la piedra, encontró debajo de ella una bolsa llena de diamantes y una nota que decía:

“Estos diamantes, son el premio para quien quite la piedra del camino”.

El muchacho siguió su camino muy entusiasmado con los diamantes a enseñárselos a sus padres. El hombre rico, después de pasar todo el día escondido, partió para su casa también muy contento, por haber encontrado a un joven de bien, que no huía de los obstáculos que la vida le presenta, por muy difíciles que fueran.

En nuestro diario vivir nos encontraremos con obstáculos, su magnitud y el resolverlos dependerá de nuestra actitud frente a ellos. De nosotros depende si siguen en nuestra vida como esa piedra seguía en el camino.

Los obstáculos se presentarán a lo largo del tiempo, en nuestra vida familiar o de pareja, en nuestros estudios o trabajos;  pueden ser emocionales, de salud o económicos. Pero únicamente una actitud positiva y resolutiva nos ayudará a afrontarlos.

Todas las personas de éxito se encontraron con numerosos tropiezos antes de triunfar. Lograron vencer porque no los esquivaron ni los rodearon, sino que los enfrentaron. No se desanimaron por sus fracasos, derrotas y dificultades que se encontraron. Alcanzaron el éxito porque vencieron los obstáculos y perseveraron ante ellos.

Sin obstáculos en nuestra vida lograríamos nuestros objetivos muy fácilmente, pero la ausencia de éstos no corresponde a la realidad. Debemos de aceptar su presencia y ver en cada uno de ellos un beneficio y una oportunidad de crecer, aprender y desarrollarnos.

La Abuela

About The Author

La Abuela

La Abuela es una Narradora de Cuentos que trae consigo una Moraleja, Enseñanza y Lecciones de Vida en cada una de sus Historias.

BUSCAR EN GOOGLE:

SIGUENOS EN:

SIGUENOS EN FACEBOOK:

SIGUENOS EN TWITTER:

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este Cuento

¿Te gustó la Historia ?... Compártela con tus Amigos....!!