Select Page

La Oración a San Nicolás

La Oración a San Nicolás

CUENTOS CORTOS

Tomás era un muchacho que siempre buscaba la oportunidad para engañar a los demás. Quizá en el  fondo era una  persona buena,  ya que nunca había violado la ley y no pasaba de hacer algunas travesuras o bromas de mal gusto.

Pero en una ocasión se le pasó la mano y robó un collar muy valioso a doña Carlota, la viuda del pueblo, y la policía lo buscaba para llevarlo a la cárcel.

Tomás se vio en la obligación de dejar el pueblo y huyó a la montaña cercana, pero estaba seguro que sería el primer lugar en donde lo buscaría la policía. Cruzó al otro lado de la montaña y llegó hasta una zona desierta en donde no había un lugar que pudiera cubrirlo, y se puso a pensar:

– Aquí no hay un lugar donde pueda protegerme si lograra llegar la policía. No hay nada en este lugar donde poder esconderme, debo irme muy pronto de acá.

Y dicho y hecho, en esos instantes escuchó que los policías se acercaban. Desesperado y sin tener hacia donde correr, Tomás hizo una pequeña oración en voz alta:

– San Nicolás, por favor protégeme. Si me sacas de ésta prometo encenderte una vela…

No había terminado de hacer la oración, cuando a su lado vio a un anciano que le dijo:

-¿Qué dices muchacho?

– Le ofrecía a San Nicolás una vela si me escondía en este desierto, le respondió Tomás.

– Si no quieres que te encuentre la policía, puedes esconderte en el cadáver de aquel animal que se ve a lo lejos, le dijo el anciano.

A Tomás no le quedó otra alternativa que meterse dentro de aquel animal putrefacto rodeado de zopilotes, y mantenerse ahí hasta que pasara el peligro.

Llegaron los policías y se dieron cuenta que en aquel lugar no era posible que estuviera Tomás y regresaron a buscarlo a la montaña. Luego Tomás  salió de las entrañas de aquel animal, medio ahogado por el olor a carne descompuesta.

De repente vio que el anciano, apoyado de su bastón, le salió al encuentro. Tomás no dudó en darle las gracias, ya que sin su ayuda no habría podido encontrar un escondite. Entre pláticas le contó el lío en que se había metido al robar aquel collar a doña Carlota, motivo por el cual huía de la policía.

El anciano lo escuchaba atentamente, y cuando Tomás hizo una pausa, le preguntó:

-¿Y… qué le prometiste a San Nicolás cuando te encontré?

-Le prometí encenderle una vela si me daba un escondite, contestó Tomás.

-No tienes que hacerlo, dijo el anciano…

Pues así como el hedor a carne descompuesta no te dejaba respirar cuando estabas en las entrañas de ese animal, así le molestará el humo de tu vela a San Nicolás. Nunca pidas a Dios, a través de uno de sus Santos,  a que te ayude en situaciones como éstas, ya que Dios no bendice las maldades.

Luego de estas palabras, el anciano desapareció tan misteriosamente como había llegado.

No hay duda que el anciano era San Nicolás y que Tomás le regresó el  collar a doña Carlota.

No hay duda de la Misericordia de Dios, y queda demostrado que San Nicolás intercedió por Tomás, evidenciando que Dios ama al Pecador, pero no el pecado.

A pesar de la Advertencia del anciano a Tomás, éste le ofreció un escondite para protegerlo de la policía, y antes de que se marchara le fue claro en que Dios no bendice las maldades pero sí tiene misericordia por el pecador.

Tomás, al igual que Joaquín en “La Conversión del Ladrón”, recibieron una buena lección y estuvieron a tiempo de cambiar sus vidas; privilegio que no todos  tienen.

Recordemos que no hay Santo sin su Pasado, ni pecador sin un Futuro. Mientras estemos vivos nunca es tarde para hacer un alto en nuestro camino, reflexionar sobre la vida que llevamos, confesar los pecados, convertirnos y resarcir los daños causados por nuestros malos actos.

La Abuela

About The Author

La Abuela

La Abuela es una Narradora de Cuentos que trae consigo una Moraleja, Enseñanza y Lecciones de Vida en cada una de sus Historias.

BUSCAR EN GOOGLE:

SIGUENOS EN:

SIGUENOS EN FACEBOOK:

SIGUENOS EN TWITTER:

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte este Cuento

¿Te gustó la Historia ?... Compártela con tus Amigos....!!